Borderío fue el lugar escogido para que la alquimia de Hendrick’s, el gin con infusiones de pepino y rosas de Bulgaria, demostrara sus más curiosos brebajes. Ricardo Guerrero, mixólogo y Portfolio Specialist para el cono sur de la famosa destilería William Grant & Sons, compartió con un selecto grupo de invitados preparaciones que hacen gala del ‘pepinocentrismo’, una ideología que rinde culto a una de la frutas más preciadas y misteriosas del universo Hendrick’s: el pepino.

El gin tonic fue el clásico cocktail que todos los asistentes querían preparar. Algunos, muy osados, añadieron hasta pétalos de rosa a sus tragos de autor y, las mejores preparaciones, se llevaron inusuales galardones otorgados por el gin premium de la destilería escocesa.

 

About The Author