La marca francesa, especializada en la mujer, estrena su primer aceite para labios bifásico con infusión de color, que va a  llenar tu día de energía, sensualidad y tonos increíbles.

Juicy Shaker promete convertise en un objeto de culto; un must lúdico y chic que obsesionará a toda quien lo use.

La marca francesa líder en maquillaje, tratamientos y perfumería para la mujer, vuelve a revolucionar al mercado de la cosmética con el lanzamiento de Juicy Shaker, un aceite para labios bifásico con infusión de color, que llega al país en 14 tonos juveniles y energizados, para cautivar a un público joven, dinámico y que siempre apuesta por innovar.

Hacen su aparición en nuestro país Mangoes Wild, Berry in Love, Chery Symphony, Lemon Explosion y Apri-Cute, como destacados entre otros fascinantes colores y sabores. Su modo de uso es muy fácil, consta de 3 pasos:

Shake It: agítalo con energía para lograr la mejor mezcla de las texturas y el color deseado.

Twist it: gíralo y juega con él.

Love it: aplícalo, sabemos que lo amarás.

Al ser una fórmula bifásica, combina brillo y confort de la textura y suavidad de un aceite, con la intensidad cromática de pigmentos lacados de un labial, logrando un resultado, hasta ahora, inimaginable.

Si la textura de Juicy Shaker se fusiona con los labios desde su aplicación, es porque contiene cuatro aceites claves con virtudes complementarias que dan a los labios, instantáneamente, un aspecto terso y redensificado, como un brillo deslumbrante, sin ese odioso efecto pegajoso.

-El aceite de cuezco de durazno, suavizante y nutritivo.

-El aceite de almendras dulces, flexibilizante y reestructurante.

-El aceite de arándano rojo americano, antioxidante, protector y restaurador de la barrera cutánea, gracias a su riqueza en Omega 3 y 6.

-El aceite de rosa mosqueta, regenerador y calmante.

Todo lo anterior, genialmente complementado con la creación del primer aplicador “cushion” de Lancôme para los labios: una herramienta sorprendente, aterciopelada, flexible y suave al tacto; la suavidad materializada para mimar, aplicar y dar elasticidad a los labios con Juicy Shaker.

SO LANCÔME

Juicy Shaker hace eco de dos productos emblemáticos de la marca: el Shaker, una de las fabulosas barras de labios-joyas creadas por el fundador de Lancôme, Armad Petitjean, durante los primeros años de vida de la firma. Fue en 1946 cuando los cócteles se imponen como uno de los mayores símbolos del glamour, con un diseño muy vanguardista para la época, inspiró el nombre y concepto de Shaker.

La otra inspiración de la casa francesa es, claramente, Juicy Tubes, icónico gloss –imitado, pero jamás igualado-, que revolucionó los códigos del maquillaje en el 2000, por su carácter lúdico, su facilidad de uso y sus prefumes acidulados.

Legado e innovación, dos palabras que engloban toda la filosofía de Lancôme.

LOS 14 DE JUICY SHAKER

Mangoes Wild, un rosa anaranjado de carácter con aroma a mango, no tan serio como parece, sino que también es el color fetiche de Lily Collins.

Berry in Love, un rosa acidulado apetitoso como una baya recién recogida, que exhala divinas notas de mora: el tono preferido de Lupita Nyong`o.

Cherry Symphony, cherry cherié… la cereza ofrece su perfume a este color rubí que evoca una fruta roja de increíble brillo.

Apri-Cute, ¿cómo resistir a este tierno anaranjado, como bañado de luz solar, con olor a damasco?

Lemon Explosion, un rosa detonante, chispeante y lleno de vida, cuya fragancia dinamizante se inspira en la energy drink.

Walk the Lime, un anaranjado ácido con un toque picante… cuyo perfume vivo y efecto fizz es aportado por la lima.

Piece of Cake, un tono té con aromas de almendra, tan tentador como tarta recién horneada.

Berry Tale, un rosa baya, profundo e intenso, que libera deliciosas notas de berrie negra.

Wonder Melon, refrescante… este fucsia vivo se inspira en el tono, pero también en la fragancia de una sandía muy jugosa.

Vainilla Pop, un palo rosa delicado, aún más adictivo gracias a su olor a vainilla.

Boom-Meringue, sorpresa: este rosa ligeramente anaranjado libera notas de limón merengado inesperadas, ¡como para repetir!

Meli Melón, un rosa suave y jugoso, tan tentador como un melón maduro.

Bohemian Raspberry, un verdadero himno a la frambuesa, cuyo delicado aroma perfuma ese rosa intenso, con toques de azul.

Freedom of Peach, el durazno ha inspirado totalmente este tono singular, desde sus acentos anaranjados ultra luminosos hasta sus notas de fruta fresca.