Hasta el Mirador Alto Farellones llegaron cerca de 2 mil personas a presenciar al destacado productor musical a cargo del DJ Set, quien aprovechó de repasar sus principales y enérgicos singles reversionados en clave electrónica: I Feel Love, Take My Breath Away, Neverending Story, What a Feeling, entre otros.

Giorgio Moroder, pionero de la música electrónica en el mundo, se presentó por primera vez a casi 3 mil metros sobre el nivel del mar y aprovechó de compartir con el público algunas anécdotas: “Cuando trabajé con Daft Punk aprendí que toda la música comenzaba a partir de un clic”, dijo. También hizo una revisión de “Déjà vu”, su primer trabajo en solitario después de 30 años.

Estuvieron también presentes los DJ nacionales Karin Von Mühlenbrock, Alex Anwandter (DJ set), y Fat Pablo, quienes sonaron fuerte en la Cordillera de los Andes. Completaron el cartel los DJ estadounidenses PillowTalk, y el australiano Cassian, quien cerró el festival a eso de las 22 horas en medio de una noche fría pero llena de energía.